¿Es saludable un buen sofrito?

Claves para preparar el arroz perfecto
8 julio, 2019
Sugerencia del chef: Ternera de Nebraska
4 septiembre, 2019
Show all

En respuesta a la pregunta del título tenemos que decir que sí, que el sofrito es una salsa muy saludable y muy nuestra. ¡Y menos mal que es sana, porqué es la base de gran parte de platos de nuestra dieta diaria! Y en el post de hoy vamos a explicar, con ayuda de la ciencia, porqué es tan buena para nuestra salud esta joya alimenticia.

Primero de todo cabe destacar que todos y cada uno de los ingredientes que componen nuestro tan querido sofrito son muy saludables por separado. Tanto los tomates, como el ajo, la cebolla o el aceite de oliva son alimentos sanos y muy necesarios en nuestro menú. Pero es que, si por separado son buenos, cuando los sofreímos adquieren nuevas propiedades que no estaban presentes antes de pasarlos por la sartén.

Y esto no lo decimos nosotros. Según un grupo de investigadores del CIBEROBN y de la Universidad de Barcelona, el aceite de oliva y las cebollas, cuando se cocinan juntos, liberan ciertas moléculas que son similares a los carotenoides, un beneficioso antioxidante que actúa como protector frente a enfermedades como el cáncer, enfermedades cardiovasculares, anemia o diabetes tipo 2.

El propósito de esta investigación era estudiar la sinergia entre los distintos ingredientes del tradicional sofrito y querían abordar el tema del efecto del cocinado en nuestra salud. Dicho en otras palabras, su objetivo no fue otro que evaluar cómo el procesado casero del sofrito de tomate y las sinergias entre los ingredientes como el aceite de oliva o la cebolla interactúan y hacen aumentar la presencia de propiedades beneficiosas.

Del estudio se desprende que es la manera que tenemos de cocinar el sofrito lo que lo hace tan beneficioso para nuestro organismo: cebolla, tomate, aceite de oliva virgen extra, ajo, fuego lento y un poco de paciencia. Según ha comentado la autora principal del estudio, Rosa María Lamuela-Raventós: “Los resultados nos permiten profundizar en el papel de la gastronomía en la salud, dentro de un patrón de dieta mediterránea”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *